viernes, mayo 26, 2006

Poesía 7

Esta piel es mi hogar. Pero ya he cambiado de hogar. Y este discurso es mi manta. Y destruyo todas mis mantas. Por eso cambio mi cuello por una escalera en noches como esta. Por eso torno mis ojos en pozos.

Estas manos tienen sus ideas. Y son dueñas de algunas metáforas. Pero he vendido metáforas. Esta piel es mi mundo. Pero creo en otros mundos.

Esta imagen es mi brújula. Pero no es más que un reflejo en el que no confío. En cada bello muere un trozo de alma. Y en cada pie nace una cadena que me ata a esta carrera. Estos pies son mis principios. Pero he cambiado de principios.

Estas uñas son mi asidero. Pero más de una vez me he soltado. Las huellas son mi historia. Pero la historia depende del que la cuenta. Lo pensado a veces no se ve en las marcas sobre la tierra.

Estos labios son mi puerta. Pero he cerrado puertas antes de conocer los secretos que ocultan. Esta carne es mi presencia. Pero muchas presencias se desvanecieron ya, como para apegarme a ella. Sin embargo, es lo que tengo.

1 Comments:

Blogger stel said...

Uau, desconcertante pero real como la vida misma... lo que tenemos es efímero, se nos escapa, pero siempre vuelve o aparece algo nuevo...
muy bonito y muy cierto.
besos,

5:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home