martes, abril 25, 2006

Julio

En honor a mi tío favorito

Es rojito. Tal vez es el efecto del sol sobre su piel casi blanca (seguro que todos los años de milicia que pasó en la costa caribe colombiana tienen que ver con esto)

Tiene ojos de gato, al igual que casi todos mis tíos. Los de él son como grises (un poco verdosos, realmente). Tiene al rededor de 70 años que parecen 60 cuando sonríe, y que parecen 10 cuando juega con su nieto, arrastrándose por el piso y fingiendo luchas intensas.

Tiene un bigote canoso, y una calvicie adornada con unos divertidos mechones solitarios (y muy centrados) que dan la sensación de un islote de cabello (Al igual que mi papá).

Siempre está bromeando y haciendo reír a la gente que quiere. No es un abuelito muy serio. Es muy descomplicado.

Es conservador, al igual que toda mi familia paterna. A veces se pone una gorra estilo Pablo Neruda. Se viste muy bien, y su esposa, no descuida detalle de su indumentaria.

Cada vez que nos encontramos, y yo hago gala de mi Anti-Uribismo (Oposición al gobierno de turno, que es bastante Conservador) el sonríe y me plantea su firme a favorabilidad frente a las políticas actuales. (En esto tiene que ver su formación militar).

Sin embargo, en ese conservador convencido, amante de las buenas costumbres y de la familia, hay una mente abierta y curiosa que siempre hace preguntas interesantes y agudas.

No nos vemos tan seguido como quisiera, pero dejo testimonio aquí de cuanto lo quiero.

1 Comments:

Blogger Leodegundia said...

Tu tío estaría orgulloso si leyera lo que de él escribes.
Un abrazo

10:51 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home