lunes, diciembre 12, 2005

Camino al volcán azufral

Acerca de un camino que parecía infinito.

Estaba en noveno grado del colegio, tenía 13 años y nuestros profesores de Sociales decidieron llevarnos a conocer el volcán Azufral, en nuestro departamento (división territorial colombiana), Nariño.

Fue un día muy especial. Muchas horas caminando, subiendo, siempre pensando que en la siguiente curva terminaba el recorrido, lamentando el tener en el maletín más carga de la necesaria. Esperando ver el Cóndor que había visto el otro curso hacía una semana.

Horas y horas de camino, descubriendo un paisaje espléndido, conquistando una ruta hermosa, mientras conversaba con los buenos amigos, con esos que hasta hoy conservo. Hasta que llegamos a un punto donde se podían ver perfectamente la laguna verde y la laguna negra.

Era tiempo de descender a las lagunas. Un profesor nos advirtió que no debíamos gritar, pues por algún fenómeno atmosférico, eso podría hacer llover. Esa fue una gentil invitación al grupo para que empezara a clamar por la lluvia. La respuesta no se hizo esperar.

Había un camino de varias horas por desandar, tras haber conocido las lagunas, espectáculo sin igual de la naturaleza. Yo me sentí cansado, pero feliz.

1 Comments:

Anonymous leodegundia said...

Precioso paseo, algún día deberías de comentarlo con fotos para que podamos conocerlo también nosotros.
Un abrazo

6:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home